El fin del mundo, mañana (o no, vamos)

Mañana se pondrá en marcha el LHC, un acelerador de partículas de 27 kilómetros de largo situado en Suiza. El objetivo de este experimento es descubrir varias cosas que al hombre de la calle le importan un carajo (me incluyo, pero no por ello me parece mal que lo hagan), y otras que pintan muy pero que muy bien, como la posibilidad de viajar en el tiempo o a otros universos (a ver quién es el primer cenizo que menciona “La Niebla”). Bueno, de conseguirse se conseguiría después de tropecientos años de pruebas y experimentos, pero por algún sitio habrá que empezar. Según unas cuantas personas con una ortografía pésima que pululan por la blogosfera, así como varios periódicos de los que dan a la puerta del metro y otras fuentes de fiabilidad  y rigor científico similares (amén de notabilísimas excepciones, claro está), el hecho de que la probabilidad de que se cree un agujero negro que destruya la tierra sea tirando a muuuuuuuuy improbable implica que vamos a morir todos sí o sí (ejem) y andan clamando al cielo y cagándose en los científicos (que ya han llegado a recibir amenazas de muerte por parte de gente que, obviamente, no ha dedicado ni cinco minutos a informarse un poco). Pongo aquí uno de mis comentarios favoritos al respecto: 
“i qizas alguns deberian d ser exterminados..pero nadie piensa en los animales,plantas i e todo lo que el ser humano a hecho para llegar a donde essta??NO A LA GLOBALIZACION I QUE SE JODA LA SOCIEDAD XQ SI VIVIERAMS SIN MIERDAS D DINERO NI NADA NO HABRIA POBRES NI MAL EN EL MUNDO PERO ASI LO QUEREIS PUES ASI LO TENEIS Y SI ME MUERO MAÑANA ME MORIRE CON LA CONCIENZA TRANQUILA SABIENDO QUE ESOS HIJOS DE PUTA SE MORIRAN CONMIGO.”
Borderías aparte, me temo que se ha exagerado mucho la situación, como con el efecto 2000 y otras cosas (al fin y al cabo, los periódicos se tienen que vender de alguna forma). Mucha gente ha oído que es posible abrir un agujero negro con el LHC, pero no han tenido en cuenta (y ya se ha dicho muchas veces) que, en el improbable caso de que esto ocurriera, sería microscópico y sólo duraría unas milésimas de segundo (aparte de que varios de los efectos que ocurren dentro de un acelerador de partículas, y que van a  ocurrir dentro del LHC, llevan ocurriendo en la Tierra desde hace millones de años, y aquí seguimos).
  

 

En fin, nos vemos el día 11, a menos que se destruya el mundo. En caso de destruirse, me dará igual haber escrito esta entrada, porque formaré parte de un agujero negro.

 

En otro orden de cosas, mañana, tanto si es el fin del mundo como si no lo es, se estrenará la nueva “serie” de Seth Macfarlane: Seth MacFarlane’s Cavalcade of Cartoon Comedy. Lo pongo entre comillas porque no es exactamente una serie, sino una colección de chistes inconexos y surrealísticos, para hacer publicidad de Burguer King. Sólo se podrán ver por internet, y para ser sincero, no pinta nada bien.

 

La emisión del primer episodio de The Cleveland Show queda aplazado hasta algún momento del año que viene. Espero poder ver el estreno para destrozarla / apreciarla (lo cierto es que me gustaría hacer las dos cosas).

 

Anuncios

~ por thewalkingman en Martes, 9 septiembre, 2008.

Una respuesta to “El fin del mundo, mañana (o no, vamos)”

  1. interesante….

    lo q no me keda claro es el xq se pude llegar a producir un agujero negro…. O.o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s